¿Cómo desarrollas un plan de retención del talento?

Un representante de una Empresa Consultora me entrevistó en una oportunidad sobre el tema y su primera pregunta fue: ¿Cómo desarrollas un plan de retención de talento? Le respondí con lo  primero que se me vino a la mente, dándome tiempo para elaborar una respuesta adecuada.

¿Cómo retienes a la persona que amas?, le pregunté.. Con amor, me respondió. ¿Es una respuesta muy lógica, y qué más?. Con respeto, respeto a su calidad de persona, a su dignidad de ser humano, considerándola, teniendo en cuenta sus deseos, sus aspiraciones, sus valores e ideales. Ayudándola a crecer ¿Cuéntame cómo? Haciéndola participe de mis experiencias y mis éxitos, a través de una buena comunicación. Una comunicación abierta en ambos sentidos.
Generando un ambiente armonioso. Haciendo que se sienta feliz. ¿Seguramente estás pensando en tu esposa, verdad? .Sí, ¡por supuesto! es una historia real.

¿Cómo la conociste? Bueno, yo de muchacho era muy exigente, siempre pensé que cuando me casara, sería para todo la vida. Y cómo hiciste para escogerla? Pensaba en una persona que sea mejor que yo, que fuese un buen complemento, pensaba muchas cosas, y una tarde que estaba en la biblioteca, una chica con una dulce mirada, me cautivó, y desde ese momento me dije a mi mismo, que bonito sería que fuera mi esposa.

¿Inmediatamente le dijiste eso?… ¡No!, el proceso fue largo, después de un año, recién fue mi enamorada. Bonita historia, la que me cuentas.

Precisamente, todo lo que se relata en esta historia, se enmarca en la respuesta que te debo dar sobre cómo desarrollar un plan de retención del talento.

Un proceso de retención se inicia antes de contratar una persona. Esmérate en un proceso de selección, demórate, no contrates sólo lo que te conviene, contrata lo excelente, contrata alguien que sepa más que tú, contrata alguien que te complemente mucho y preocúpate más por su desarrollo. Haz que la gente tenga siempre una sensación de crecimiento.

Empieza brindándole un ambiente laboral armónico, con una cultura organizacional envidiable, donde la persona se sienta libre y autónoma, y que tenga un trabajo estimulante, que aliente su creatividad y le asegure siempre el desarrollo de su carrera.

Que se sienta considerada y respetada y asimismo que él (ella), tenga un jefe que le inspire mucho respeto. Que esté rodeado de personas que tengan sentido de equipo y cuya imagen y reputación sea de primera. Reconociendo la performance del personal con un premio económico diferenciado, que no deje dudas y más bien que aliente a los demás a emular al mejor.

Cuando la gente percibe que la empresa incentiva siempre la eficiencia organizacional, tiene un deseo natural de permanecer en ella, porque su aprendizaje y su desarrollo lo dan por seguro.

En síntesis, una persona que tenga las habilidades y competencias para ejecutar un trabajo permanecerá en el empleo cuando disfrute haciéndolo, y sobre todo cuando los principios y valores de la empresa, para la cual trabaja, encajan con los suyos. Si esto sucede no tendrías la necesidad de pensar en ningún plan de retención del talento; al talento se le conserva, no se le retiene.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *