Me voy a otro empleo que me pague más

Es normal que toda persona aspire a un crecimiento profesional constante y al final del camino pueda disfrutar de haber logrado una carrera exitosa, sin embargo son pocos los que definen la estrategia para llegar a ese objetivo y muchas veces son reacticos a lo que el mercado les ofrece, tomando una decisión pensando solo en lo económico, cuando también se deben evaluar otros criterios.

En mi trabajo diario, es común escuchar preguntas como la de Alessia, quien me visitó para contarme que debía responder a una propuesta de trabajo. ¿Por qué quieres dejar tu actual empleo? le pregunté: “No, no es que quiera salir, sino que me han ofrecido 25% más de lo que gano actualmente y no quisiera perder la oportunidad.” Después de esta segunda pregunta: ¿Se ajusta la propuesta que te hacen a tu preferencia laboral ideal?, me di cuenta que Alessia solo había escuchado 25%+ y eso fue suficiente para moverle el piso. No había analizado si tenía las capacidades para el nuevo trabajo, si iba a disfrutarlo y si la cultura de la organización, que le ofrecía el empleo, encajaba con lo que ella pretendía.

En este punto de nuestra conversación empezó a entender lo importante que era considerar, como criteros de evaluación de una propuesta de trabajo, muchos aspectos intangibles relacionados con la cultura organizacional: ¿Se trabaja en equipo? ¿Se incentiva la creatividad? ¿Se alienta la toma de decisiones?¿Se promueve la transparencia? ¿Se trabaja a largo plazo?¿El estilo de liderazgo promueve el crecimiento de las personas? ¿Cuál es la proyección profesional? ¿Cómo son las relaciones interpersonales? ¿Cuál es el nivel del puesto? ¿Cuántos y quiénes forman el equipo?

Por supuesto que el nuvel salarial es un aspecto importante a analizar, sin embargo, muchos deciden en base al monto que recibirán, sin relacionar este aspecto con la responsabilidad del nuevo puesto y se encuentran con grandes sorpresas. Para tomar la decisión correcta, es importante conocer todo el paquete salarial tales como comisiones, bonos, utilidades, seguros, capacitación, fondo de retiro, gastos de representación, automóvil, estacionamiento, y también otros tangibles como ubicación de la oficina, crecimiento de la industria, rentabilidad de la empresa, y seguramente podríamos seguir listando.

Gianluca, un MBA trilingue, descartó más de una propuesta laboral porque consideraba que estaba en condiciones de ganar más dinero. Después de un tiempo de espera vino a contarme que había aceptado un empleo por el doble de lo que le ofrecían las anteriores, “Conseguí lo que quería, valió la pena la espera, estoy muy contento”, me comentó, pero al cabo de tres meses regresó para cnotarme que quería retirarse y no tenía tiempo para nada, trabajaba hasta altas horas de la noche, su lugar de trabajo estaba fuera de Lima y “para colmo, el sueldo que me ofrecieron era 50% fijo y el otro 50% variable, bajó la producción por circunstancias del mercado y ahora gano la mitad”. Este es otro de los casos centrados solo en lo económico, pero sin un análisis cuidadoso para tomar la decisión.

En algunos casos, los cambios motivados por lo económico y no por el desarrollo de carrera generan inestabilidad en el profesional y pérdida de dinero para la empresa contratante, ya que la flamante contratación puede durar muy poco.

Un estudio hecho por Laborum, enfocado en el comportamiento de los peruanos frente a nuevas posibilidades de empleo, reveló que el 69% de personal empleado, aceptaría una propuesta por una mejora salarial. Otro estudio de Linkedin mostró que un 60% de latinoamericanos son más propensos a unirse a una nueva organización en busca de un mejor salario.

A continuación, algunas recomendaciones interesantes:

1. Es muy importante tener claro tu objetivo profesional.
2. Que puedas hacer el trabajo, que lo harás bien y saber que encajarás en él, es fundamental para tomar una decisión de cambio de empleo.
3. Cuidado con los criterios de evaluación. No solo lo económico basta.
4. Infórmate sobre los sueldos que está pagando el mercado para el puesto que aspiras.
5. No dejes de evaluar tus posibilidades de crecimiento en tu actual empresa, antes de tomar la decision de cambio.

 

Fuente: Boletín CENTRUM/ 10-03-2016

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *